Conoce los beneficios de la Cosmética Natural

La cosmética natural es aquella que no contiene conservantes o perfumes artificiales, ni aromas sintéticos. Además, está comprometida con las necesidades de la piel, su salud, belleza y bienestar, basándose en el respeto a la naturaleza.

De esta forma, la cosmética natural evita parabenos, siliconas, aceites minerales, perfumes, o colorantes, ofreciendo una alternativa a todas aquellas personas que quieran reducir su contacto con componentes químicos industriales.

Una cosmética multisensorial y polivalente para el cuidado, regeneración, bioestimulación y prolongación de la juventud de la piel.

1- Alternativa a sustancias tóxicas

Las fórmulas de los productos de cosmética natural presentan una alta concentración de ingredientes naturales de origen vegetal y mineral, desechando la utilización de componentes químicos derivados del petróleo o aditivos artificiales.

Los extractos se elaboran con plantas y minerales de la más alta calidad, preservando así los principios activos en su estado más puro.

Un claro ejemplo de ello son las diferencias entre los aceites vegetales y los aceites minerales.

Los aceites minerales son derivados del petróleo, con lo cual impiden que los ingredientes hidratantes penetren en profundidad. En cambio, los aceites vegetales se extraen de las plantas y sus frutos, por lo que son 100% naturales cuando se presentan en su estado puro y tienen una gran capacidad hidratante.

Los aceites vegetales más populares son el Aceite de jojoba, de argán, de rosa mosqueta o de caléndula entre otros.

2- Máxima afinidad con nuestra piel

 La cosmética natural busca en su fin último que exista la máxima afinidad posible con nuestra piel. Para conseguirlo, los productos deben ser cero agresivos, permitiendo un cuidado sano y natural de nuestro cuerpo.

La salud es nuestro bien más preciado, y no hay mejores manos en las que dejar la salud de nuestra piel y nuestro cuerpo que en la de la madre naturaleza.

3- Múltiples usos

Ciertos productos de la cosmética natural, como son los aceites vegetales, presentan la particularidad de poder usarse en varias partes de nuestro o con diferentes fines.

Por ejemplo, los aceites vegetales también se pueden utilizar como contorno de ojos, para la limpieza de la piel y desmaquillante o para la hidratación del cabello.

Otra ventaja es que no irritan, ni siquiera la piel más sensible. El aceite de ricino, por ejemplo,  es específico para las ojeras, ya que ayuda a desinflamarlas.

4- Alternativa a geles típicos

Los típicos geles que utilizamos para limpiarnos tanto el cuerpo como las manos y la cara, también tienen una alternativa, que no son otros que los jabones naturales.

Estos jabones, a los que se les suele añadir aceites vegetales para enriquecer su fórmula e hidratar la piel, no crean tanta espuma como los geles habituales, debido a sus componentes naturales, pero esto no reducen su capacidad de limpieza