Manicura tradicional o semipermanente, esa es la cuestión

No es un secreto que la manicura se está volviendo un cuidado básico y esencial para la mujer de hoy en día. El cuidado de las manos es primordial para aquellas mujeres que quieren presentar una imagen impecable tanto en su día a día como en ocasiones especiales.

El objetivo es conseguir una manicura perfecta y con una apariencia natural que sea lo más duradera posible. Para ello, existen varias fórmulas y tratamientos para tener una manicura perfecta. En este caso, nos centraremos exclusivamente en dos: el esmalte tradicional y el semipermanente.

Las fórmulas y aplicaciones del esmaltado tradicional y el semipermanente son muy similares entre sí aunque poseen pequeñas diferencias que pueden provocar que se prefiera una u otra.

Las tradicionales, las de ‘toda la vida’, son aquellas que se ponen y se quitan tantas veces como una le apetezca. La semipermanente, que ha irrumpido en los últimos años con mucha fuerza y éxito en el mercado, se aplica exactamente igual que las tradicionales, es decir, con una capa base, dos de color y un top coat, pero tiene una serie de ventajas sobre las ‘normales’ que detallaremos a continuación:

Conservación

La manicura semipermanente destaca por su durabilidad ya que se conservan durante más tiempo en perfectas condiciones (15 días aprox.) que las de la manicura tradicional.

Secado

Una de las diferencias se encuentra en su composición y su secado. Las semipermanentes necesitan secarse, obligatoriamente, con la ayuda de una lámpara de UVA o led, donde al final del proceso las uñas están literalmente listas para llevar a cualquier lado, mientras que el esmaltado tradicional necesita de un tiempo extra para secarse.

Luz UVA o led

El uso de luz UVA o led favorece que el acrílico o gel que está presente en estos esmaltes se funda con la uña natural, garantizando una correcta fijación.

Rotura

Con el esmalte semipermanente se reduce el riesgo de que la uña natural se rompa, además de producir un acabado más natural y brillante que los esmaltes tradicionales.

Como se puede comprobar, las diferencias son destacables entre estos dos tipos de esmaltes. El tradicional destaca por su facilidad de uso y retirada, pero tiende a debilitar la uña, por lo que se recomienda no tenerlo siempre puesto. Por el contrario, el semipermanente destaca por su acabado profesional y su durabilidad.

Cada opción presenta ventajas e inconvenientes. La decisión de escoger uno u otro dependerá de los gustos y objetivos de cada persona. Y es que como diría el dramaturgo inglés William Shakespeare: Ser o no ser, esmalte tradicional o semipermanente, esa es la cuestión.

Cómo cuidar tus manos del frío

Esta semana hemos sufrido un descenso brusco de las temperaturas. Ni nosotr@s ni nuestro cuerpo estaba acostumbrado a valores tan bajos en los termómetros, por lo que las partes más expuestas del cuerpo comienzan a sufrir, como es el caso de las manos.

Desde C de Martino vamos a ofrecer una serie de consejos para que las manos luzcan sanas y cuidadas ahora que el frío ha irrumpido con fuerza.

LLEGÓ EL FRÍO

Con el frío, las manos, que están siempre en contacto con el aire, se resecan, cuartean y la piel se vuelve menos suave. ¡Es hora de cuidarlas!

No estamos hablando solo de la belleza que pueden presentar nuestras manos, sino que el efecto del frío en ellas puede derivar en problemas de salud. La falta de cuidado y atención puede derivar en una xerosis, que es una sequedad extrema de la piel.

Esto puede derivar en cortes, coloración morada, enrojecimiento e incluso en problemas circulatorios que ninguna persona quiere sufrir.

Para evitar llegar a estos extremos, vamos a abordar los pasos a seguir para cuidar nuestras manos.

1 – Usar protección

El primer paso es aislar las manos del exterior. Cuando el frío aprieta, el uso de guantes se hace esencial para que las manos no sufran. ¡Intenta llevarlos puestos el máximo tiempo posible!

Otra manera de proteger las manos es usando agua templada. Cuando llegamos a casa de la calle, es tentador dejar que el agua caliente fluya entre nuestros dedos. Esta práctica es muy dañina, ya que el agua muy caliente agrede la capa protectora de la piel y contribuye a la deshidratación cutánea.

2 – ¡Que nunca falte una buena crema de manos!

Llevar en tu bolso un bote de Hands Cream Regeneration o la Crema de Manos de Alan Coar, resulta esencial para tus manos.

3 – Mantener la piel limpia

La piel de nuestras manos debemos mantenerlas siempre limpias. Para ello, se usa con asiduidad geles que contienen bastante cantidad de alcohol, que puede conducir a resecar las manos si se utiliza de forma excesiva. Para evitar esto, es mejor optar por geles de ph neutro.

4 – No olvidar las uñas

Si quieres lucir unas uñas con brillo y color, deberás usar tratamientos específicos para conservar su salud. Retirar cutículas, hidratarlas y pulir la superficie de la uña es esencial. Además, existen productos para solucionar posibles problemas, reparando a la vez que se embellecen. Para uñas, nuestros productos estrellas son el Endurecedor Cura Express, un tratamiento nutritivo para endurecer las uñas, el Gel de Calcio, que nutre la matriz y la superficie de la uña y el BB nail 8 en 1, que combina 8 acciones para mantener tus uñas a punto.

5 – Cutículas sanas para evitar padrastros

Para prevenir la formación de padrastros, cuidar los alrededores de las uñas es vital. El Aceite de Cutícula suaviza y combate su secado, por lo que te ayudará a mantener la cutícula sana.