Dermosucción

La acción simultánea del pliegue y succión de la piel, produce un masaje sobre el tejido cutáneo y subcutáneo que estimula la circulación, facilita la eliminación de desechos, el intercambio intersticial y moviliza el tejido conectivo, mejorando la fluidez y flexibilidad del mismo.

A nivel superficial, potencia la regeneración de la piel, mejorando su aspecto y elasticidad gracias a un efecto de exfoliación que permite eliminar impurezas y células muertas.

A nivel vascular, este masaje produce un efecto similar al de vasoconstricción-vasodilatación favoreciendo la tonificación del sistema y retardando su deterioro.
Actúa también sobre el sistema linfático, mejorando la circulación y acelerando la desintoxicación de los tejidos.

A nivel profundo, actúa sobre la masa muscular que, al oxigenarse por el aumento de la circulación, recupera su tonificación.

También resulta muy beneficioso el efecto de armonía que logra sobre el sistema nervioso periférico.

En procesos prequirúrgicos se utiliza para reestablecer la capa fibrosa de la hipodermis facilitando el paso de la cánula en técnicas como lipoescultura y liposucción.

En procesos post-quirúrgicos ayuda a la reabsorción de los hematomas y devuelve la uniformidad a los tejidos sometidos a lipoescultura, liposucción y lipoclasia. Es una excelente combinación con el tratamiento de ultrasonido para disgregar las fibrosis.

Efectos:

  • Aumento y degradación de grasas: lipólisis.
  • Modificación en la densidad de los tejidos y mejoría de la piel.
  • Mejoría de la oxigenación e intercambio celular.
  • Movilización de grasas.
  • Drenaje linfático y mejoría del retorno venoso.

Marcas