Limpieza de Cutis

Se trata de una higiene facial profunda en la que utilizamos todo tipo de alta cosmética necesaria para tu piel.

La limpieza de cutis consta de tres fases: Higiene, Relajación + Tratamiento, y de Regeneración + Tratamiento

1ª Fase de Higiene

Consiste en la limpiar bien toda la zona facial, cuello y escote con el limpiador adecuado para el tipo de piel que estamos tratando, seguido del tónico.

Posteriormente se utiliza el peeling mecánico que la piel del cliente tolere mejor y necesite para conseguir así un arrastre completo de las impurezas que pudiera traer como consecuencia de la polución, maquillaje, estrés oxidativo, productos que taponan y asfixian la piel, etc...

Tras realizar este peeling, se retira, y procedemos a la utilización del vapor (excepto en pieles sensibles) consiguiendo así una mayor y mejor eliminación de toxinas, gracias a la sudoración que provoca, facilitándonos también la extracción de los comedones (coloquialmente conocida como "espinilla" o también "barrillo") y las pústulas que pudieran existir.

Finalizamos esta fase pasando de nuevo por la piel un poco de tónico, calmándola y limpiándola.

2ª Fase de Relajación y Tratamiento

Ahora aplicamos sobre la zona a tratar todos los principios activos necesarios a través de viales y/o extractos que aporten propiedades blanqueantes, antiedad, equilibrante, hidratante...según las necesidades de la piel.

Continuamos con la utilización de la aromaterapia, consiguiendo así una personalización total del producto que requiera el cliente, tanto por dentro como por fuera. Esta es la etapa de la fase de relajación en la que se acompaña la mezcla de aceites vegetales y esenciales, con un fantástico masaje desde los brazos hasta la cabeza, pasando por el escote, cuello y a nivel facial.

3ª Fase de Regeneración y Tratamiento

Este es el momento de aplicar sobre la piel del rostro, cuello y escote, la mascarilla de tratamiento necesaria para que la piel de nuestro cutis se recupere total y profundamente, aportándole así un aspecto saludable, vital, luminoso, hidratado y equilibrado.

Tras el tiempo de exposición necesario, retiramos la mascarilla y aplicamos la crema final para que la piel quede protegida y sigan actuando los principios activos a lo largo del día.

Frecuencia: Se recomienda una limpieza de cutis al mes, puesto que la regeneración celular completa se finaliza cada 28 días, y así mantendremos la piel en un perfecto estado. Y como mínimo cada 3 meses haciéndola coincidir con los cambios de estación, a ser posible, ya que se necesitan cuidados distintos según la época del año.


Marcas